Tener un gran día luego de haber dado vueltas en la cama toda la noche podría parecer casi imposible. Para muchos, la solución es beber grandes cantidades de café, lo cual es capaz de reanimarte de modo temporal, aunque también podría mermar la calidad de tu sueño, pues los efectos de la cafeína suelen prolongarse hasta por 16 horas.

No pasa nada si tomas un poco, pero te recomendamos no exagerar: solo conseguirás propiciar otra noche terrible.

No dejes que esto te amargue el día. Abre las persianas para que entre luz natural. Así tu cuerpo sabrá que es hora de activarse. También puedes salir a tomar un poco de aire fresco”.

Si en la tarde sientes que no puedes más, duerme un poco para combatir el cansancio y el mal humor. Evita que la siesta dure más de 20 minutos: entrar a la etapa de sueño profundo e interrumpirla abruptamente te hará sentir más aturdido. Está bien si no logras quedarte dormido.

El ejercicio (como una buena caminata), podría ayudarte a recobrar fuerzas. Si practicas alguna actividad física más extenuante, hazlo al menos tres horas antes de ir a dormir. De este modo tu cuerpo podrá enfriarse para intentar conciliar el sueño.

Antes de acostarte, relájate: lee, medita o escucha música tranquila. Si estás angustiado, deja de lado las preocupaciones: escríbelas y piensa que las resolverás al día siguiente. Por sobre todas las cosas, no te agobies por la noche anterior. No te causará problemas a largo plazo a menos que te enfrasques en un círculo vicioso de insomnio propiciado por la angustia de no poder dormir.

Mejor, recuéstate, cierra los ojos y deja que tu mente divague. Una o dos noches de buen sueño bastarán para volver a la normalidad.

5
5 votos
Compartir:

One Comment

  1. MUCHAS GRACIAS POR LAS SUGERENCIAS DE FALTA DE SUEÑO.ME AYUDAN MUCHO.!

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *