5 útiles formas para beneficiar a tu corazón.

El ejercicio y la dieta sana y cardiosaludable son dos pilares básicos para la prevención de las enfermedades cardiovasculares, puesto que ayudan a mantenernos en el peso ideal, controlar nuestras cifras de tensión arterial y colesterol en los niveles adecuados y nos proporcionan una buena forma física.

Repasemos a continuación cuáles son las reglas básicas para cuidar la salud de nuestro corazón. Asegúrate de que las cumplas y así protegerás tu corazón de cualquier riesgo cardiovascular.

1. Come sano

Lleva una dieta variada y equilibrada, esta es la base de una buena alimentación. Entre los productos básicos del menú cardiosaludable se encuentran las frutas, verduras, legumbres, cereales, pescados debido a que cuentan con propiedades muy beneficiosas para disminuir el colesterol malo, que tiene un alto factor de riesgo cardiovascular.

2. Disminuye el consumo de sal y azúcar

Cuida tu corazón consumiendo la mínima cantidad de sal posible, ya que un consumo excesivo puede provocar hipertensión. Esta condición puede provocar infartos, puesto que la sal provoca la pérdida de elasticidad de las arterias haciendo que se vuelvan duras y, por ende, dificultando el normal funcionamiento del corazón. En la misma línea, tampoco debemos pasarnos con los alimentos muy dulces y el azúcar, ya que el organismo no está capacitado para recibir y asimilar los excesos de este producto, por lo la transforma en grasa, provocando obesidad.

3. Evita la tensión arterial alta

La tensión arterial es imprescindible para que la sangre llegue desde el corazón a través de las arterias, al interior de los órganos y tejidos para su oxigenación y nutrición. Se habla de hipertensión arterial cuando la máxima supera la cifra de 14 y la mínima de 9. Esta enfermedad no da síntomas solo hasta que empiezas a sentir las complicaciones.

4. Controla la diabetes

Se trata de una enfermedad difícil de prevenir puesto que es una dolencia genética pero sí es posible realizar un diagnóstico precoz y tratarse de forma adecuada. Su evolución, cuando no está debidamente controlada, conduce a la arterioesclerosis y puede llevarte hasta la muerte.

5. Evita el estrés

El organismo, ante una situación emocional intensa reacciona con una descarga de adrenalina que produce un aumento de la frecuencia cardiaca y la tensión arterial, se trata de una llamada a la respuesta natural y saludable. El problema es cuando esto se repite continuamente, aparece entonces la ansiedad y el estrés que sobrecargan de manera permanente y nociva el aparato cardiovascular. Para evitar esto, es recomendable maniobras de autocontrol y técnicas de relajación.

4.9
9 votos
Compartir:

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *