La autoestima es la capacidad que tenemos de valorarnos, querernos y respetarnos. Aprende a fortalecerla.

Hemos escuchado infinidad de veces aquella frase que dice “si no nos queremos nosotros mismos, quién nos va a querer”, y es que muchas veces somos demasiados duros con nosotros por lo que perdemos la confianza y la creencia en nuestro propio valor y capacidades. La autoestima es simplemente una valoración emocional que hacemos de nosotros mismos, totalmente ajena a toda lógica o racionalidad y casi siempre vinculada a nuestra infancia, a la manera en la que nos educaron y enseñaron a pensar.

Importancia de la autoestima

Los psicoanalistas consideran que la importancia de la autoestima radica en que esta constituye la causa de actitudes conductuales constructivas en los individuos, que además le sirve de autoprotección y promueve su desarrollo personal. Las personas con autoestima alta son menos propensas a sufrir enfermedades o problemas de salud, menos propensos a sufrir de depresión o enfermedades psiquiátricas y tienden a tener relaciones sociales sanas, además de que se encuentran más motivadas a realizar actividades productivas.

Por ello, es importante identificar si tienes problemas de baja autoestima, debes trabajar en ellos y seguir los consejos que te ofrecemos que te ayudarán a fortalecer la visión que tienes sobre los aspectos relacionados a tu imagen corporal, tus sentimientos y emociones, es decir, todo aquellos que forma parte de tu personalidad.

Claves para fortalecer tu autoestima

  1. Conócete y acéptate. Reflexiona sobre la persona que eres, tus debilidades y fortalezas. Todos tenemos defectos, pero debemos contraponerlos a las cualidades que tienes también y darte una mirada positiva.
  2. Concéntrate en lo positivo. Darles mayor valor a tus defectos no te ayudará en nada, concéntrate en aquellas fortalezas que poseas y refuérzalas, reconociéndolas como parte importante en ti.
  3. Trátate bien. Debes tratarte a ti mismo como te gustaría que te trataran. ¿Qué pensarías si tu amigo te dice “estás gorda”, “no sirves”, “no vas a lograr esto”? Seguramente te alejarías de inmediato. Debes evitar los pensamientos destructivos.
  4. Cuida tu salud y ejercítate. Con el ejercicio liberas endorfinas que favorecen a un estado general de bienestar, cuidar tu salud y aspecto físico es una forma de demostrarte que te quieres. Realizar actividades que nos reten puede ayudarnos a ver que sí somos capaces de cumplir con nuestras metas.
  5. Reconoce tu tendencia hacia la negatividad. Todos tenemos esa idea negativa en nuestra cabeza que nos indica cuando fracasamos, cuando no somos suficientemente buenos. Debes identificar estos pensamientos y desecharlos.
5
3 votos
Compartir:

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *