Es en este año, que muchas personas ya han empezado a planificar y proyectar su futuro, en este contexto es importante recalcar el papel que juegan las finanzas personales en ello. Como sabemos, casi todos los aspectos de la vida requieren dinero. Desde nuestra alimentación, la necesidad de casi todo lo que requerimos necesita en mayor o menor medida de capital para solventarlas.

La planeación y el ahorro son claves en este aspecto, sin embargo, la verdadera importancia de la planeación de nuestras finanzas personales va mucho más allá, porque nos permite en gran o menor medida consolidar un patrimonio que nos permita alcanzar aquellas metas y objetivos que nos hemos planteado en la vida.

Por otra parte, el ahorro por sí mismo no es suficiente. La única forma que tenemos para protegerlo de la inflación y para incrementarlo es a través de realizar una inversión inteligente, de lo contrario no lo lograrás. Por tanto, un buen plan financiero debe incluir este aspecto como tema central.

Inversiones y crédito. Nuestro plan de inversiones deberá tomar en cuenta, además de nuestra situación actual, nuestros objetivos de corto y largo plazos, nuestra tolerancia al riesgo, el entorno económico prevaleciente y un análisis de los distintos instrumentos que están a nuestro alcance.

Un complemento que nos puede ayudar a lograr más rápidamente nuestros objetivos materiales es el crédito. Sin embargo, éste puede convertirse en un problema si es que no lo sabemos utilizar. El crédito debe utilizarse únicamente si el fin lo justifica y si podemos generar el suficiente flujo de efectivo para pagarlo.

Seguridad y ahorro. Una buena planeación, además, nos permitirá estar preparados para los eventos, controlables o no, que pueden afectar seriamente a nuestra economía. Ejemplos hay muchos, pero podemos destacar quizás un robo a nuestra casa, una enfermedad, etc. Instrumentos para hacerles frente son, por ejemplo, los fondos de emergencia y los seguros.

En conclusión, todas las personas podemos beneficiarnos de un adecuado control de nuestras finanzas personales, de una buena planeación, para poder obtener el mayor beneficio del dinero que ganamos. Pero, sobre todo para crear, formar, hacer crecer y proteger un patrimonio que nos permitirá vivir siempre de la mejor manera de acuerdo con nuestras posibilidades económicas.

5
2 votos
Compartir:

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *