Con la llegada de la Navidad y el Año Nuevo, es costumbre recibir la medianoche en familia acompañado de una rica cena que simboliza unión, bienestar y felicidad. Sin embargo, esta celebración también conlleva a aumentar de peso, problemas estomacales y futuras preocupaciones.

Este es el momento de cuidarnos y lo podemos hacer con tan solo evitar algunos ingredientes de la cena o de Año Nuevo. Aprende a sustituir y a equilibrar tu alimentación y verás que no será necesario que te prives de los platillos que, durante todo un año, esperas con ansias comer.

  1. Pavo. Entre las distintas carnes empleadas en la cena de Navidad o Año Nuevo, la del pavo es la menos grasosa. Fíjate que este no sea ahumado y cuando lo cocines usa de preferencia aceite de olivo.
  2. Relleno. Este se caracteriza por ser lo más calórico de la cena. Tradicionalmente compuesto por diferentes carnes, frutos secos y aceite es alto en colesterol. Para disminuir esto sustituye algunos ingredientes, la carne por pollo o verduras.
  3. Puré de papas. En lugar de utilizar leche y mantequilla emplea margarina y leche baja en grasa. Trata de no emplear sal, que perjudica tu salud y agrava los problemas si sufres de hipertensión.
  4. Guarnición. En este caso es fácil, trata de que las verduras estén al vapor, en todo caso puedes colocarles un poco de margarina para darles sabor.
  5. Ensalada de manzana. En vez de utilizar crema puedes usar yogur. No solo será más saludable, sino que también le brindará sabor y un toque original.

Una buena alimentación es la base para una vida sana y no por ser las últimas fechas del año debes descuidarte. Disfruta de una rica cena de Navidad o Año Nuevo alimentándote sanamente, toma en cuenta estos consejos y cuida tu vida y la de tu familia.

5
1 voto
Compartir:

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *