La mayoría de personas crece pensando que hay que ser aceptados por los demás y para eso tenemos que aceptar hacer lo que los demás nos pidan, aunque no queramos hacerlo. Ante esto, anteponemos las necesidades y los deseos de los demás a nuestras propias necesidades sin pensar en que nos pueda llegar a afectar.

Debes tener en claro que cuando se trate de ti todo tiene que ser más importante sin importar la situación que estés pasando o cualquier cosa que te haya pasado, tú eres lo que más importa y lo único que debería de importarte al final de todo. No por egoísmo, sino por los siguientes hechos:

  • Porque cuando sientas el mundo caer, la única persona que te hará sentir que tienes que no te debes rendir debes ser tú mismo.
  • Porque al final todos se irán y no es por ser negativo, pero eso sí, y siendo realista, la única persona que estará allí siempre para ti, sin importar nada, serás tú mismo.
  • Porque cuando tus sueños y metas se vean tan lejos de ti, tú debes ser el único que pondrá o quitará los obstáculos que se presenten.
  • Porque no importa cuántas veces falles, tú serás el único que podrá juzgarte. Reflexiona y fíjate sobre lo que es lo que estás haciendo mal y busca cambiarlo.

Ten siempre presente que todos somos perfectos a nuestra manera y hay que aprender a vivir con ello, pero siempre buscando mejorar y crecer como persona. Recuerda, si no te amas tú, ¿cómo alguien más va a hacerlo?

 

Fuente: www.tonyrobbins.com/blog

Califica esta publicación
Compartir:

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *