En la búsqueda de reducir medidas hay personas que no son conscientes de los riesgos. El peligro de las dietas extremas radica en que, a la larga, pueden resultar contraproducentes para su organismo. Así, no sigas dietas que te prometen bajar varios kilos en unos días o que te aseguran que tendrás el cuerpo perfecto en tan solo un mes.

Estas dietas aportan menos energías de las que necesitamos y no corrigen los hábitos alimentarios, sino que los empeoran. Sin embargo, lo más grave que pueden producirte son efectos realmente negativos como:

Efecto rebote

Es la consecuencia más frustrante de las dietas estrictas y se produce por comer menos calorías de las que necesitas. Esto provoca pérdida de peso en poco tiempo, pero al volver a la dieta normal recuperarás tu peso normal o más, debido a la alteración en tu metabolismo.

Pérdida de masa muscular

El cuerpo al ser sometido a una estricta dieta usa las proteínas como fuente de energía. Esto conlleva a que pierdas masa muscular y ganes grasa, por lo que, comiendo las mismas calorías, engordarás más.

Cambios de humor

Dejando de alimentarte como siempre lo has hecho puede generar que tu cuerpo reaccione de distintas maneras, reflejándose luego en estrés y afectando tu estado de ánimo.

Enfermedades

Una dieta mal hecha puede traerte consecuencias negativas y enfermarte. Por ejemplo, una insuficiente en calcio aumenta el riesgo de sufrir de osteoporosis o una que no tenga antioxidantes te producirá colesterol alto.

Al empezar una dieta consulta a un especialista o nutricionista. Aléjate de las dietas “fáciles” y no confíes en propuestas que dañarán tu cuerpo a largo plazo. ¡En FuXion nos preocupamos por tu salud!

5
1 voto
Compartir:

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *