Realizar algún tipo de actividad física en la semana es fundamental para mantener un estilo de vida saludable y de coneXión con nuestra Salud Verdadera. Sin embargo, al momento de hacer ejercicio físico, el organismo pierde agua, sales y otros nutrientes que debemos reponer de manera adecuada con una buena rehidratación.

Según un estudio de la Universidad del País Vasco, “la sudoración continua durante el ejercicio puede superar los 1,8 litros por hora. Si no se repone este líquido, la temperatura corporal del cuerpo aumenta y se derivara en una bajada del rendimiento, desmayos e incluso la muerte”.

Entonces, ¿por qué es importante rehidratarse tras los ejercicios físicos?

Para Julizza Pezo, especialista en nutrición deportiva y entrenadora física certificada, “la reposición de líquido y electrolitos es esencial para la restauración del volumen sanguíneo, así como dentro y fuera de las células. Solo de este modo el organismo entra nuevamente en equilibrio”.

¿Cuáles son los efectos de una mala rehidratación?

Julizza apunta algunos de los efectos más comunes tras una mala rehidratación:

-Reducción del rendimiento físico y aumento del riesgo de calambres musculares.
-Retarda la recuperación física.
-Boca seca, pegajosa o reseca.
-Aumenta el riesgo de lesiones de los tejidos corporales como tendones y ligamentos.
-Aumento del ácido láctico.
-Aumenta la frecuencia cardiaca de hasta 30 latidos por minuto.

¡Cuéntanos cuáles son tus retos al iniciar una rutina de ejercicios y tus nuevos logros!

Te queremos sano y feliz.

5
1 voto
Compartir:

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *