Entre las múltiples opciones que tienes para mantenerte en forma, correr es una de las mejores y más fáciles de realizar. Sólo necesitas zapatillas, un short, una camiseta y ¡a correr! Gracias a esta práctica sentirás más energía e incrementarás tu frecuencia cardíaca. También mantendrás tu peso ideal, prevendrás problemas del sistema circulatorio (ataques cardíacos) y mantendrás tus pulmones en buen estado.

Otro gran beneficio es que mejora tu estado de ánimo. Diversos estudios han demostrado que correr regularmente facilita el manejo de emociones negativas como la ira y la rabia.  También ayuda a reducir los niveles de ansiedad, a mejorar la calidad del sueño e, inclusive, a elevar la autoestima ya que los cambios en nuestra fisiología mejoran nuestra imagen corporal y hacen que nos sintamos mejor con nuestro físico.

Por otra parte, la intensidad y frecuencia de correr depende de la edad, estatura, peso y estado físico de la persona. Para alguien que se encuentra en buen estado de salud lo recomendable correr una hora 5 veces por semana, ya sea al aire libre o en el gym. Es recomendable usar zapatillas especiales para correr y no cualquier zapatilla.

Correr también es un excelente  ejercicio para los huesos porque uno se esfuerza por trabajar en contra de la gravedad. Esto ocasiona que nuestros huesos estén más fuertes y tengamos menos probabilidades de sufrir osteoporosis en el futuro. Asimismo esta actividad física, acompañada de una dieta equilibrada, es magnífica para bajar de peso ya que se queman por lo menos 2,800 calorías a la semana gracias a ella.

También debes saber que, luego de correr, debes reponer las energías de tu cuerpo ¿Quieres saber cómo hacerlo? En el siguiente post de esta serie te contaremos cómo. ¡Mantente atento!

Califica esta publicación
Compartir:

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *