Recientes estudios han comprobado que existe una relación entre el sistema digestivo y las emociones, las cuales influyen en nuestro organismo. Nuestro sistema digestivo resiente los pensamientos y sensaciones que experimentamos. Algunos factores como ansiedad, estrés, depresión, etc. nos pueden producir problemas físicos, como el estreñimiento. También se ha comprobado que las personas que tienen problemas digestivos son más propensas a tener problemas emocionales.

Diariamente se producen situaciones en el trabajo, la casa, las relaciones familiares y sociales, en las cuales nos resulta difícil controlar el nivel de estrés, pero podemos hacer pequeños cambios en nuestra rutina para liberar nuestro sistema digestivo. Es importante establecer horarios regulares en las comidas, incluir mucha fibra en nuestros alimentos, como frutas, verduras, leguminosas, cereales integrales y beber agua.

¡Te queremos sano y feliz!

 

Califica esta publicación
Compartir:

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *